Arte y cultura en Box Cartuja

Organizar un evento normalmente viene asociado a querer sorprender al público asistente, buscando siempre generar en las personas experiencias, sentimientos y emociones para que guarden un grato recuerdo de la jornada y de la empresa o de la marca que lo organiza.

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Organizar un evento normalmente viene asociado a querer sorprender al público asistente, buscando siempre generar en las personas experiencias, sentimientos y emociones para que guarden un grato recuerdo de la jornada y de la empresa o de la marca que lo organiza.

Innovar, ser creativos, pensar de forma diferente… debemos tener en cuenta que la mayoría de nuestro público ya habrá asistido a docenas de eventos, y queremos que el nuestro sea memorable.

Una buena opción es contar con espectáculos de magia, sesiones de coaching con interacción entre el público, aplicar la última tecnología como realidad virtual… Cuando se trata de eventos culturales, la mejor opción es integrar el arte en el evento.

De esta manera, podríamos ofrecer por ejemplo, un espectáculo de danza contemporánea junto a un show de pintura en directo, o una exposición de fotografías sobre baile.

Si hablamos de música en directo, podemos hablar de jornadas músico-artísticas, tal y como vivimos durante el concierto de música sinfónica de la OSA con el estreno mundial de la obra ‘Réquiem, Tránsito y Susencia’ del compositor Rafael Cañete Celestino, dirigida por la batuta de Pedro Vázquez Marín.

Por primera vez la Orquesta Sinfónica del Aljarafe, OSA pisaba nuestro auditorio; y lo hacía  acompañada por el Coro y Escolanía del Aljarafe, formado íntegramente por alumnos, profesores y familiares del CPMM de Sanlúcar la Mayor.

Se trataba de un público con conocimientos musicales, y aficionado a conciertos de este tipo, por lo que cualquier elemento que aportase arte musical le aportaba un gran valor añadido. Como ya es habitual en los conciertos de esta orquesta, previamente al concierto, la organización preparó una conferencia a cargo del compositor de la obra para introducir la obra ante al público que asistiría al concierto. Y el momento artístico llegó con una exposición de pintura del artista Carlos Montaño, con una serie de obras inspiradas en la obra musical objeto de la presentación.

Fuimos testigos de un trabajo musical impecable por parte de los más de 140 artistas implicados en nuestro escenario, con lleno absoluto del patio de butacas, quienes describieron el evento como ‘grandioso, emocionante, y con grandes sorpresas’.

Se trata sin duda, de ofrecer en los eventos ‘arte y cultura por los cuatro costados’.